Seta enoki cultivada

Kit de autocultivo

En esta página encontrarás los pasos y recomendaciones para cultivar enoki en casa y no fracasar en el intento. Con nuestro kit puedes cultivar tus propias setas enokitake en tu casa y verlas crecer desde su estado de primordios hasta la seta madura lista para cosechar. Además, es un método de cultivo muy didáctico para los más pequeños, porque la rapidez con la que crecen hace que puedan ver los avances día tras día.

La enoki o también conocida como aguja de oro, es una seta fina y alargada muy popular en la gastronomía asiática para preparar sopas, ensaladas y woks. Poco a poco se está haciendo un hueco en la cocina occidental por lo fácil que es de incorporar a nuestras recetas. Es perfecta para consumirla en crudo, cocinada al vapor o salteada con otras verduras en juliana, aunque se pueden utilizar como cualquier otra seta.

En la tienda de nuestra web puedes adquirir tu alpaca de setas enoki. Esta bolsa contiene el sustrato sembrado e incubado listo para florecer. Obtendrás una producción media entre 700 y 900 gramos de setas si las condiciones son las adecuadas. Ten en cuenta que la enoki es una variedad de invierno que puede crecer entre los 8 y 18 grados, por lo que su cultivo está recomendado para los meses más fríos del año.

instrucciones cultivar enoki en casa

Instrucciones

  1. Coloca la bolsa de cultivo en un lugar fresco de la casa donde no reciba la luz del sol directa ni las corrientes de aire. Las condiciones óptimas de cultivo son 13-15 ºC, aunque la seta enoki puede crecer bien entre 8 y 18 ºC. Con el fin de obtener una cabeza pequeña y un color blanco es conveniente alejarlo de la luz o incluso cubrirlo con un plástico para aumentar el nivel de CO2.
  2. Corta la parte superior del saco dejando 4-5 cm de plástico por encima del sustrato.
  3. Es aconsejable realizar un rascado de la parte superior del sustrato con el fin de favorecer la fructificación. Humedece con un pulverizador la superficie del sustrato 1-2 veces al día hasta que veas aparecer los primeros primordios. Una vez aparezcan los primordios dejar de regar para evitar su pudrición. Con la temperatura y humedad adecuadas podrás obtener alrededor de 900 g de setas repartido en 1 o 2 floradas.
  4. Pasados de 10 a 15 días se habrán formado los primeros primordios.
  5. Primera florada: Recolecta las setas tomando el racimo con la mano y despegándolo con cuidado.
  6. Realiza un nuevo cultivo repitiendo los pasos anteriores. Esta bala puede dar entre 2 y 3 floradas, siendo la primera la más abundante.

Cuando tu alpaca no dé más setas el sustrato se habrá agotado para el hongo. Sin embargo todavía es rico en nutrientes y es un excelente abono que puedes usar para tus plantas o tu huerto. De esta manera le damos un uso al residuo y practicamos la economía circular.

Comparte este contenido si te ha gustado
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *